)
Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > AMLO, con riesgo de 85.4% por Covid-19
Columnas: La Feria

AMLO, con riesgo de 85.4% por Covid-19

/ 04 de junio, 2020 / Salvador Camarena

“Cuando comenzó la pandemia, AMLO dijo que haría lo que los expertos dijeran. ¿Los expertos informarán algún día si pidieron al tabasqueño expresamente cancelar sus planes de viajar?”

Si hacemos caso a Wikipedia, el subsecretario Hugo López-Gatell tiene 51 años de edad. Y como todo México ya vio, no tiene problemas de obesidad. Ni, que sepamos, condición preexistente de riesgo en caso de que le toque la de malas y pille el coronavirus que nos trae de cabeza.
Pero, aun así, si el bicho le pega (Dios guarde la hora), el riesgo para su salud existe. Y tal riesgo se puede pronosticar, según nos ha dicho el Instituto Mexicano del Seguro Social, que tiene una página calculadora de riesgo por Covid-19 a disposición de todos en http://www.imss.gob.mx/covid-19/calculadora-complicaciones
Así que si van a esa página, y ponen los datos conocidos del doctor Gatell (hombre, 51 años, peso normal) les sale que su riesgo es de 60 por ciento, o color amarillo, o ‘Alto’. Sí, alto. Porque hombre y porque 51 años, es decir, dos factores de riesgo.
Tras arrojar ese resultado, la página del IMSS tiene recomendaciones específicas, según el caso.
En el del doctor Gatell, le recomienda, así en mayúsculas, QUÉDATE EN CASA. Y luego recomienda cosas generales: “lavarse las manos, sana distancia, aliméntate saludablemente, practica actividad física diariamente acorde a tu edad y condición de salud”, etcétera.
Qué pasa si en la calculadora ponemos los datos conocidos del presidente Andrés Manuel López Obrador.
Hombre, 66 años, sobrepeso y damos también clic en el cuadrito que dice Enfermedad Cardiovascular. Es decir, cuatro factores de riesgo según esa herramienta del IMSS, y un puntaje de 85.4 por ciento de riesgo, o sea rojo, o sea ‘Muy Alto’. Y no di clic en el recuadro de que el Presidente alguna vez fumó, porque no sé si lo sigue haciendo o, si a pesar de haber dejado ese hábito, el riesgo de complicaciones permanece.
¿Y a una persona con ese riesgo qué le recomienda el Seguro Social en esa página? En negritas: De forma estricta: QUÉDATE EN CASA. Sin negritas: No recibas visitas.
Dónde anda la persona (o, si gustan, el Presidente de la república) que obtuvo ese puntaje: desde el fin de semana, de gira, para nada en su palacio… digo, casa, y ¿ha visto gente? Es decir, ¿ha hecho algo parecido a recibir visitas? Por las crónicas del viaje que oficialmente arrancó el lunes, ha visto a no pocas gentes.
¿Quién responde por la irresponsabilidad que estamos atestiguando? ¿Su médico personal? ¿El doctor Gatell? ¿La (no se rían) secretaria de Gobernación? ¿Nadie? Porque está claro que menos que nadie, el presidente López Obrador.
Cuando comenzó la pandemia, AMLO dijo que haría lo que los expertos dijeran. ¿Los expertos informarán algún día si pidieron al tabasqueño expresamente cancelar sus planes de viajar? ¿O los expertos –suponemos que eso de ‘expertos’ es el plural mayestático de Hugo López-Gatell– le dieron permiso oficial de hacer su gira?
Casi once mil familias que han cremado a sus seres queridos dan cuenta en México de que el Covid-19 no es una broma. Ser el jefe de Estado de este emproblemado país tampoco lo es.
Si algún sentido tiene aquello que alguna vez dijo AMLO, eso de que él ya no se pertenece, es el de la responsabilidad que tiene de no exponerse si tal cosa pondría en riesgo a la nación.
López-Gatell dijo el 3 de mayo que “las personas mayores de 60 años, las embarazadas y las personas que tienen ciertas enfermedades crónicas, en especial diabetes, hipertensión, obesidad, tabaquismo, enfermedad pulmonar o cardiaca crónicas, inmunosupresión (…) pueden causar más fácilmente que haya complicaciones”.
(https://www.gob.mx/presidencia/es/articulos/version-estenografica-conferencia-de-prensa-informe-diario-sobre-coronavirus-covid-19-en-mexico-241493?idiom=es)
El subsecretario, que sabe que el Presidente tiene más de 60 años y condición cardiaca, dijo la semana pasada que el viaje presidencial estaba en veremos. Hoy es una realidad. ¿Quién responde? ¿Alguien? ¿Nadie? Entonces, crucemos los dedos por la seguridad del Presidente, porque salvo eso, nada podemos hacer, pues él, está claro, no le hace caso ni al IMSS ni a la ciencia. Sea por Dios.