)
Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > Alianzas de facto y acuerdos locales
Columnas: El Kiosko

Alianzas de facto y acuerdos locales

/ 17 de junio, 2020

Los primeros sondeos sobre las elecciones locales del 2021 en Tamaulipas confirman el escenario de una lucha polarizada entre el PAN y Morena.
De entrada, esa es la percepción general: una guerra escenificada entre blanquiazules y guindas por el territorio estatal, municipio por municipio y distrito por distrito, en un primer tiempo por el juego por la gubernatura.
Sin embargo, se plantea una pregunta: ¿A quién conviene la polarización del proceso electoral? ¿Quién alienta ese fuego?
Desde el púlpito presidencial, Andrés Manuel López Obrador dijo en días recientes que solamente deberían existir dos partidos políticos: El Liberal y el Conservador.
Más allá de evocar el siglo de sus sueños e ilusiones, el 19, el presidente de la república lanzó una más de sus provocaciones que giran en torno a la polarización del ambiente político. Tal como le gusta, AMLO quiere que todos bailen la música que él toca. Él pone e impone la agenda.
Ante esa situación, ¿cómo se responderá desde Tamaulipas, gobernada por Acción Nacional? ¿Cuál será la estrategia política y electoral que se instrumente para enfrentar a la Cuarta Transformación en las urnas en 2021?
Hace un año, en la elección de 2019, el PAN ganó con la estrategia de la polarización: en un ‘mano a mano’ le puso un tremenda tunda a Morena y se llevó prácticamente un ‘carro completo’ con la mayoría absoluta del Congreso del Estado.
Sin embargo, ese fue un proceso electoral que, entre otros elementos, se caracterizó por la escasa participación ciudadana en las urnas. Apenas superó el 30 por ciento la afluencia de votantes, un porcentaje con el que ‘la maquinaria estatal’ (la operación de la estructura) es más que suficiente para obtener la victoria.
Pero, se reitera, cada elección es distinta. El proceso electoral 2021 será muy diferente al 2019 y, por supuesto, al 2018. El 2021 tendrá sus propias características y circunstancias. Un ejemplo: la epidemia. El virus ahí seguirá. Esta es una variable todavía no medida. ¿Cómo va a impactar en el desarrollo de las campañas y en la participación ciudadana el día de la votación?
Desde Palacio Nacional, con la estrategia de la polarización, también queda claro que Andrés Manuel López Obrador quiere convertirse en la figura que ‘empuje’ a los candidatos de Morena (en especial, a los que busquen las diputaciones federales).
No obstante, la elección 2021 en Tamaulipas (y en todo el país), girará en torno a los escenarios locales. Por tanto, los acuerdos políticos deberán ser municipales y regionales (considerando los distritos que abarquen más de un municipio). En esos acuerdos sostenidos entre los grupos de poder local se confeccionarán los triunfos en las alcaldías y en las diputaciones estatales y federales.
Aquí es donde Acción Nacional, partido en el poder estatal, deberá plantearse la cuestión de una posible ‘alianza de facto’ con el Revolucionario Institucional.
Es decir, ¿en qué municipios y distritos el PRI podría ayudar al PAN a ganar? Claro, el tema sería ¿a cambio de qué?
Por ejemplo, una alcaldía. ¿Ciudad Victoria? Podría ser. Ahí, en la capital del estado, según la encuesta de Massive Caller, el priista Oscar Almaraz derrotaría a los aspirantes de Morena, Eduardo Gattás y Felipe Garza Narváez.
Otra opción sería que los priistas puedan acceder a más diputaciones locales en la siguiente Legislatura. Pasar de tres diputados a siete u ocho sería un logro para el priismo y una forma de reducirle espacios en el Congreso del Estado a los morenistas.
La política es vista desde dos perspectivas: negociación y conflicto. La elección 2021 se resolverá en la esfera local y regional. La lucha será municipio por municipio, distrito por distrito. Los acuerdos locales serán decisivos, al igual que las alianzas de facto (concretas y específicas). La política como negociación para alcanzar el triunfo. Esa será la ruta.

PERREDISTAS SE REÚNEN EN MICHOACÁN
Quien anduvo por tierras de Michoacán el pasado fin de semana fue el secretario de organización del comité tamaulipeco del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Jorge Sosa Pohl, para participar en una reunión nacional del sol azteca.
El anfitrión del encuentro fue el gobernador michoacano, Silvano Aureoles, único mandatario estatal que queda del perredismo en el escenario político nacional.
Uno de los temas abordados por el PRD fue el establecimiento de acuerdos para postular planillas únicas en distintos estados del país donde se renovarán las dirigencias del partido, tal como se hizo en Tamaulipas el año anterior.
Por supuesto, también salió a relucir la temática nacional y su rol en la oposición, donde los perredistas luchan por mantenerse a flote. El PRD se juega su sobrevivencia en el proceso electoral de 2021.
Jorge ‘El Ruso’ Sosa Pohl, ex alcalde de Ciudad Madero y ex diputado local, aprovechó para saludar a Silvano Aureoles y, claro, hasta foto del recuerdo se tomó con el gobernador michoacano.

Y PARA CERRAR…
A nivel nacional, Acción Nacional ya lanzó la invitación a Movimiento Ciudadano y la Revolución Democrática a establecer una coalición parcial en la elección federal de 2021. La alianza podría darse en 75 o hasta 100 distritos.
MC ya respondió que no es momento para discutir el tema y caer en el juego de Palacio Nacional, mientras el PRD ya hizo ‘ojitos’ a la convocatoria blanquiazul. Las fichas se mueven. Veremos qué sucede.