)
Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > Lozoya, morral de sorpresas
Columnas: POLVO DEL CAMINO

Lozoya, morral de sorpresas

/ 08 de julio, 2020 / MAX ÁVILA

DICESE que Emilio Lozoya Austin estará de regreso forzado cualquier día de estos. Para los efectos correspondientes, el gobierno mexica tiene lista, presta y dispuesta una aeronave militar que ha de conducirlo, sin excusa ni pretexto.

Asegurase que el ex director de PEMEX, en lugar de equipaje personal,
traerá una maleta llena de sorpresas… ropa no necesitará a donde lo envíe
la Fiscalía General, pero sí documentos, pruebas y demás, que significan
importante reducción de la condena a que se hará acreedor.

Y no es que la FGR esté en promoción con motivo de la pandemia, sino que Lozoya intercambia barajitas (y al parecer trae algunas muuuuy buenas), y como se maneja el asunto, en una de esas, su imagen de villano podría mutarse al de héroe…así como se lo cuento.

Y es que el ex funcionario “trae los pelos de la burra en la mano”, (dicho sea con todo respeto para la especie Equus africanus asinus a la que pertenece el noble animal), los trae, digo, para demostrar que la corrupción en el anterior régimen no fue cuento ni mentira, sino realidad en dinero contante y sonante.

¿Cuántos y quiénes serán los señalados por Lozoya?…lo sabremos cuando vacíe el morral, sea cuando inicie la segunda temporada de esta emocionante serie no apta para menores de edad, ni para personas con problemas cardiacos.

No desesperarse porque esta misma semana podríamos recibir un adelanto, algo que no opaque la visita de AMLO a Washington y el resultado de la conversación con Mister Trump

Por lo pronto tres desean se los trague la tierra o los esconda, mejor dicho: Enrique Peña Nieto, Luis Videgaray y Pedro Joaquín Coldwell, pero al parecer hay otros que intentan pasar inadvertidos y sin embargo, ojo, que Emilio se puso abusado y los filmó con su camarita de niño travieso.

De manera que Lozoya no solo recibió tajada por negocios al margen de la ley, sino adquirió complicidades que ahora pesan tanto o más, que las culpas repartidas entre los que están bajo la mira del temible y terrible Santiago Nieto, quien como “aluego” dicen, no deja títere con cabeza en eso de pegarle a los corruptos desde la mentada Unidad de Inteligencia Financiera.

Lo de Emilio, tratase de la entrega de “moches” relacionados con la “reforma” energética cuyo objetivo no fue otro que regalar los recursos naturales al capital nacional e internacional.

Uno de los grandes negocios del régimen peñista que encontró entre “la oposición” perredista y panista a sus mejores aliados, lo cual no debió ser gratis, si nos atenemos a información anticipada en sentido de que sus líderes, así como destacados legisladores y otros políticos, fueron generosamente retribuidos por el ejecutivo federal.

Y el encargado de entregar tales “apoyos”, fue justamente el ex director de PEMEX, a cuya oficina, cual mansos corderos, acudieron los beneficiados.

Aquí es donde Lozoya presintió que sería alcanzado por el destino
tarde o temprano. Así que ni tardo ni perezoso, integró una filmoteca
íntima, con la intención de que llegado el momento, no se iría
solo.

Y ese momento llegó y al parecer estará bien acompañado. Asegurase que frente a la cámaras escondida, desfilaron personajes de la farándula política no imaginados, cuyos perfiles pronto serán del domino público, como parte del acuerdo entre la Fiscalía General y la familia del acusado.

¿Recuerda los video escándalos durante el gobierno de Fox, contra el auténtico PRD de entonces?… pues, dicen que son juego de niños, junto a los que presentará Lozoya.

Ya sabéis que en el 2004, (mediante un operativo bajo la
dirección intelectual de Carlos Salinas de Gortari y Diego Fernández de Cevallos), se pretendió destruir a AMLO, apareciendo “a cuadro” René Bejarano, presidente de la asamblea de representantes del DF y hombre cercano al hoy Presidente de México, recibiendo una maletota de dinero de manos del empresario Carlos Ahumada.

Según “aclaración”, el efectivo fue entregado a la líder del PRD Rosario Robles, quien por ello debió renunciar.

También recibió billetes de las mismas manos, Carlos Imaz, delegado en Tlalpan y por esos días, esposo de Claudia Sheinbaum.

Pero ya le digo, esas fueron “muchachadas”, ante lo que se avecina que según los clásicos, “será de pronósticos reservados”.

Es muy probable entonces, que en la pantalla indiscreta de Lozoya, aparezcan, sobre todo aquellos que dentro de “la oposición”, firmaron el infame “Pacto por México” propuesto por EPN y celebrado y apoyado por quienes sabían que serían recompensados por servir de esta manera a la patria.

AYOTZINAPA, EL OTRO MISTERIO

Pero no será el único atractivo para el respetable, ya que el ejecutivo federal está dispuesto a llegar a la verdad y nada más que a la verdad, en la penosa desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

Hay avances y empieza a haber claridad, con la localización de algunos restos y el descubrimiento de mentiras ocultas.

Por supuesto hay fugados, como Tomás Zerón, ex director de la Agencia Criminal de Investigación y principal “sembrador” de falsas evidencias que dieron pié a la tristemente célebre “verdad histórica”.

El fiscal Alejandro Gertz Manero va sobre él, como primer paso para encontrarse con el ex procurador Jesús Murillo Karam y hacerlo responsable de lo que a su pasada investidura corresponda.

La aclaración de los hechos es uno de los compromisos más importantes de la república, después de que al neoliberalismo no importó jugar con las familias, engañando con mentiras y burlándose del sentimiento y dolor humanos.

Murillo Karam es de los que deben responder. Y es obligación moral del supremo gobierno sentarlo en el banquillo de los acusados, como respuesta a la exigencia social, pero también bajo la convicción de que sería  una vergüenza no actuar en consecuencia.

La frivolidad con que fue tratado el caso, ubica al neoliberalismo en la más completa irresponsabilidad cuando en lugar de aclarar, se trató de confundir ocultando pruebas, al tiempo que se presentaron escenarios bajo la intención de proteger a los responsables.

Aun hoy lo vemos, como parte de la corrupción que sobrevive en los sótanos de la justicia.

Y ni modo que sea invento.

SUCEDE QUE

“No se mandaban solos”, frase que por estos días se hace viral en Tamaulipas y pue-que sea cierto. Y hasta la próxima.