Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > AMLO y la industria marítima nacional
Columnas: El Kiosko

AMLO y la industria marítima nacional

/ 07 de julio, 2018 / Héctor Garces

La pretendida reforma petrolera arrojó, de entrada, un saldo negativo a la industria marítima nacional: más de la mitad de la flota especializada, alrededor de 170 embarcaciones, se encuentra detenida, sin trabajo.

Esta situación de aguda crisis de la industria marítima mexicana se registró por uno de los excesos de la apertura: la entrada de embarcaciones extranjeras desde hace cuatro años.

Servicios especializados diversos que deberían prestar, dentro del contexto de la reglamentación comercial marítima, los barcos mexicanos, son asignados a navieras extranjeras, muchas provenientes de China y Singapur, sin olvidar las que portan banderas europeas.

La crisis económica por la que atraviesan las empresas mexicanas del transporte marítimo se recrudece tras un factor adicional: las embarcaciones, detenidas, se deterioran cada día. Las pérdidas son millonarias… en dólares, por supuesto.

Un dato revela el tamaño de la apuesta que hicieron los empresarios mexicanos para modernizar la flota especializada ante el supuesto futuro promisorio de la reforma petrolera: invirtieron más de 6 mil millones de dólares en la adquisición de nuevos equipos, más modernos, con mejor tecnología, a fin de ofrecer un servicio de calidad internacional.

Sin embargo, los objetivos económicos de la reforma todavía no se observan.

Ha ocurrido todo lo contrario para la industria marítima mexicana: una pérdida de aproximadamente 35 mil empleos, empleos altamente especializados y bien pagados. Estos miles de empleos eran generados por empresas mexicanas dedicadas a brindar servicios a la industria petrolera, antes encabezada por Petróleos Mexicanos (PEMEX).

Ahora, con la apertura de la industria petrolera, las cosas han cambiado: son las empresas extranjeras, ganadoras de las primeras licitaciones, las que traen en su portafolio de negocios, a sus navieras preferidas o consentidas, por supuesto, también extranjeras.

Si bien el contexto económico global, donde el factor de la caída de los precios del petróleo representó una de las causas de que la reforma petrolera se instrumentara de manera más lenta, la realidad internacional indica que el barril de petróleo logró una significativa recuperación en meses recientes (la mezcla mexicana ya se ubica en los 70 dólares). Llegó el momento de que cambien las cosas.

El capitán Gerardo Sánchez Schutz, vicepresidente de la Cámara Mexicana de la Industria del Transporte Marítimo (Cameintram), ha señalado esta problemática con datos duros y argumentos sólidos. La industria marítima mexicana no puede ni debe ser relegada en tiempos en que las principales economías defienden su mercado interno.

La apertura es bienvenida. Lo que no se vale son los excesos.

Uno de los compromisos de Andrés Manuel López Obrador, virtual presidente electo de México, es el fortalecimiento del mercado interno, en una franca defensa de los productores nacionales.

El nuevo primer mandatario deberá, en su momento, ver y escuchar con atención lo que sucede con la industria marítima nacional, un sector que si es fortalecido los próximos seis años, con proyectos que porten la visión de PEMEX, seguramente generará miles de empleos especializados y beneficiará a miles de familias mexicanas.

OLGA SOSA, DIPUTADA FEDERAL ELECTA
Tras un conteo que se realizó a lo largo de la madrugada de ayer, finalmente Olga Sosa Ruiz recibió su constancia de mayoría que la acredita como diputada federal electa por el Octavo Distrito, con cabecera en Tampico y que comprende la zona sur de Ciudad Madero.

Abanderada por el Partido Encuentro Social (PES), en alianza con el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y el Partido del Trabajo (PT), la carismática y en ocasiones frívola alcanzó una victoria que sorteó diversos obstáculos.

Para comenzar, Olga Sosa hizo campaña solamente 45 días, la mitad del tiempo contemplado para un proselitismo en busca de una diputación federal. Como aquí se explicó varias veces, la responsabilidad de la tardanza en la nominación (tras la renuncia de ‘La Chica del Clima’ -caso por demás ridículo-) no fue del Instituto Nacional Electoral (INE), sino enteramente del PES (que no de Morena). En fin.

Como quiera que sea, Olga Sosa, finalmente se puso las pilas, emprendió una campaña movida y cerró con la suficiente fuerza para que la ola lopezobradorista la llevara a formar parte de una Legislatura que será, sin lugar a dudas, histórica.

La carismática y en ocasiones frívola diputada federal electa obtuvo una votación alta: más de 77 mil votos. A partir del primero de septiembre, cuando inicie funciones, tendrá un compromiso para cumplir con las expectativas de los ciudadanos (de Tampico y de Ciudad Madero).

ERASMO TAMBIÉN RECIBE SU CONSTANCIA
El candidato de la coalición ‘Juntos Haremos Historia’ que alcanzó el triunfo más contundente en las urnas a una diputación federal fue Erasmo González Robledo.

Erasmo logró una muy alta votación: 79 mil 092 sufragios. Esta cantidad de votos representa el 43,8 por ciento de las preferencias del electorado. El morenista superó al segundo lugar, el panista Tino Lee, por poco más de 24 mil votos. Fue una ventaja más que clara. El PRI, con Griselda Carrillo, terminó hundido, muy lejos.

Con estos resultados, el Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE), en el Distrito Siete, entregó ayer por la tarde la constancia de mayoría a Erasmo González Robledo, quien ya es diputado federal electo.

COALICIÓN MORENISTA SE LLEVA SEIS DIPUTACIONES
De esta forma, la coalición ‘Juntos Haremos Historia’ se llevó seis diputaciones federales. Además de los Distritos Siete y Ocho (ya comentados), Morena, PES y PT ganaron el Distrito 2, de Reynosa, con Olga Juliana Elizondo Guerra; el Distrito 3, de Río Bravo, con Héctor Villegas González; el Distrito 4, de Matamoros, con Adriana Lozano Rodríguez; y el Distrito 9, de Reynosa, con Armando Zertuche Zueni.

El Frente, la alianza del PAN, PRD y MC, se llevó el triunfo en el Distrito 1, de Nuevo Laredo, con Salvador Rosas Quintanilla; el Distrito 5, de Ciudad Victoria, con Mario Alberto Ramos Tamez; y el Distrito 6, de El Mante, con Vicente Verástegui Ostos.

Y PARA CERRAR…
En vez de hacer el ridículo en el escenario político local, Marcela Unda debería enfocar sus baterías a un nicho de mercado más adecuado a sus… mmm… ‘habilidades’.

Una idea que EL KIOSKO impulsa es que Marcelita sea integrante de las siguientes temporadas de ‘Acapulco Shore’.

¡¡¡Ese es su mercado!!! ¡¡¡Ese es su nicho de oportunidad ‘fashionista’!!! Tiene todo a su favor para ser una exhibicionista integrante de ese programa ‘open mind’ de MTV (todo lo que se le ve, ‘es operado’).