Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > El sobrino incómodo
Columnas: El Kiosko

El sobrino incómodo

/ 06 de noviembre, 2018 / Héctor Garces

Durante las dos administraciones en que Magdalena Peraza Guerra despachó como alcaldesa de Tampico, un personaje adquirió un poder y una influencia singular: su sobrino Luis Peraza Basañez.

Sin desempeñar un cargo específico en los periodos 2011-2013 y 2016-2018, Luis Peraza era una especie de enlace con la presidenta municipal o un tipo de asistente o acompañante pero de alto rango.

Durante esos años, Luis Peraza se convirtió ‘en una persona influyente’. Era, junto con unos cuantos, integrante del primer círculo de la profesora y dos veces alcaldesa.

Nada qué ver con ser un simple Supervisor de Educación Física de un plantel educativo donde nadie lo toma en cuenta.

Sus ‘relevantes’ encargos -instrucciones directas de la oficina de la presidencia municipal- tampoco tenían algo qué ver con su triste y penoso paso como árbitro de la Primera División del fútbol mexicano, en donde solamente ‘pitó’ dos grises e intrascendentes partidos hace 16 años.

De hecho, como árbitro, antes de subirse a los momentos estelares en que la maestra estuvo en la cumbre de la política local, el sobrino incómodo rondó con mucha pena y nada de gloria en el fútbol de la Primera División A (hoy Liga de Ascenso) y la Segunda División Norte.

Como sucede con muchos casos, la historia personal de Luis Peraza cambió cuando su tía llegó al poder.

Por las manos del consentido familiar de la ex alcaldesa porteña pasaban infinidad de asuntos que tenían que ver directamente con el desarrollo de la administración municipal, desde temas de obra pública hasta lo que era su especialidad: las ligas deportivas.

Para operar el negocio -porque es un gran negocio- de los cientos de ligas deportivas que existen en tierras jaibas, el sobrino incómodo de la maestra Magdalena Peraza Guerra tuvo como ‘búnker’ una oficina, propiedad del Ayuntamiento de Tampico, ubicada en el Parque Méndez.

Esa parte de la historia se escribió así: el 5 de abril de 2013, en sesión ordinaria, el Cabildo que presidía la maestra Magda aprobó la cesión en comodato de esas oficinas, con una superficie de 108 metros cuadrados, situadas en el interior del Parque Méndez, a la Secretaría de Educación de Tamaulipas (SET).

El comodato, que es un préstamo para utilizar de manera gratuita un predio o inmueble, tenía una duración de 20 años. Parecía, de entrada, una acción para beneficiar las acciones de la SET en materia deportiva.

Sin embargo, algo muy raro sucedió en el camino: el contrato de comodato no fue formalizado ante el Congreso del Estado.

Con puntual detalle jurídico, Arturo Balzadúa Gardiola, actual titular de la Secretaría del Ayuntamiento de Tampico, en la sesión edilicia del jueves pasado explicó el caso:

‘No fue presentada la iniciativa en el Congreso del Estado para solicitar la autorización en comodato, tal como ordena el artículo 51, fracción 14, inciso c, del Código Municipal para el Estado de Tamaulipas’.

Por esa razón y porque esa oficina se utilizará para prestar un verdadero servicio público y no para atender asuntos particulares, la administración que preside Jesús Nader Nasrallah pidió la revocación del comodato y de un acuerdo que nunca se concretó ante el Poder Legislativo.

Con 20 votos a favor, entre ellos los 3 sufragios de los regidores del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), se tumbó una decisión tomada en la primera gestión de la profesora Magda Peraza y que, en vez de servir a la SET, en realidad benefició a su sobrino, el incómodo Luis Peraza Basañez… quien tuvo que desalojar la oficina.

Ese día, el jueves pasado, llamó la atención cómo Arturo Bazaldúa mencionó y subrayó los nombres de los cuatro regidores priistas que se abstuvieron de votar (en otras palabras, no aprobaron la revocación) en franco compromiso con la ex alcaldesa y su consentido sobrino.

Ante esa decisión, tres de los cuatro ediles tricolores deben reflexionar con seriedad si están dispuestos a meter las manos al fuego en las semanas que vienen.

Y PARA CERRAR…
Va de nuez: serán 673 mil 194 tamaulipecos los beneficiados con los programas sociales que el gobierno federal que presidirá Andrés Manuel López Obrador aterrizará en estas tierras a partir del cada vez más próximo primero de diciembre.

En otras palabras, Morena, partido en el poder federal, articulará una estructura que tiene como meta ganar las elecciones locales que vienen. ¿Lo logrará?

El gobierno estatal, de extracción blanquiazul, también alista su maquinaria. Choque de estructuras en 2019.