Frontera
Estás en: Expreso > Frontera > Indagan corrupción en Instituto de Migración

Indagan corrupción en Instituto de Migración

Agentes de Reynosa y Migración son investigados por extorsionar a migrantes, según dio a conocer la Secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero, quien advirtió que realizan una limpia total en la dependencia

/ 15 de marzo, 2019 / Perla Reséndez

CIUDAD VICTORIA, Tamaulipas.- La Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, afirmó que el Instituto Nacional de Migración está bajo investigación por constantes actos de extorsión.

Se han judicializado tres casos en contra de funcionarios por actos de corrupción, en tanto que se investigan casos en Reynosa y Matamoros.

“El Instituto Nacional de Migración era uno de los que más estaba penetrado de corrupción, estamos renovando prácticamente a todo el personal, hemos presentado algunas denuncias penales de agentes migratorios que extorsionaban a las personas que intentaban ingresar a nuestro país”, explicó.

Sánchez Cordero reconoció que se investiga a agentes de migración en Matamoros y Reynosa, luego de denuncias de migrantes a quienes han extorsionado en el aeropuerto o incluso antes de llegar a los puentes internacionales, hasta con 3 mil dólares para dejarlos continuar.

“Tenemos conocimiento de esta extorsión, vamos a presentar las denuncias correspondientes, hemos presentado algunas denuncias aquí en la ciudad de México de agentes migratorios, que probamos que estaban extorsionando y vamos a seguir limpiando el Instituto”.

La titular de Gobernación apuntó que la gran mayoría del personal del Instituto Nacional de Migración se está renovando, luego que era una de las dependencias con mayor porcentaje de corrupción.

Señaló que se trata de una renovación que no se hará de la noche a la mañana, ya que existe u gran número de empleados que están sindicalizados, “pero estamos viendo cuál es su conducta, para tratar de resolver el problema de corrupción en el Instituto”, señaló.

Recientemente, fue cesado Inocencio Almazán Monroy de la delegación en Reynosa del Instituto Nacional de Migración.

A través de una investigación periodística de una cadena estadounidense, centroamericanos y caribeños denunciaron que el representante del instituto en Reynosa encabezaba una red de personas que les exigen hasta 3 mil 500 dólares para liberarlos y evitar que fueran repatriados a sus países natales.

Las personas eran recluidas en un inmueble aledaño a la estación migratoria.

El órgano interno de control abrió una indagatoria por los señalamientos hechos por migrantes.

Después de eso la dirección del INAMI, designó a José Arnulfo Vargas Villareal nuevo encargado de la oficina local.

También el gobernador del Estado, Francisco Javier García Cabeza de Vaca, se había pronunciado sobre la labor que desempeña el INAMI en Tamaulipas.

Pidió al mayor efectividad en sus acciones en la entidad. Afirmó que lamentablemente el Instituto Nacional de Migración no ha realizado una labor muy efectiva, señalando que en la red carretera de la entidad hay puntos de revisión federal.

Entre San Fernando y las localidades de Reynosa y Matamoros está el punto de revisión conocido com “La Coma”, donde hay presencia de elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional para revisar todo tipo de unidades y señaló que es poca la presencia de elementos del Instituto de Migración.

“Normalmente hay revisiones por parte del Instituto Nacional de Migración, especialmente aquí en el área de La Coma, no vemos que esté ahí en esas revisiones, estamos convencidos de que el Gobierno Federal está tomando cartas en el asunto, este es un tema que es del orden federal, pero nosotros también estamos colaborando con ellos”, señaló el mandatario.

Son cómplices, afirma ONG

El director de la organización Pueblos Sin Fronteras, Irineo Mújica, acusó al Instituto Nacional de Migración de ser cómplice del secuestro de personas en Tamaulipas.

«Hemos recibido testimonios de que en el retén conocido como El 30, ubicado antes de entrar a Reynosa, el Instituto Nacional de Migración les pide a los migrantes una clave que es entregada por los coyotes o por otras autoridades», afirmó el director de la organización que auxilia a las caravanas de centroamericanos que buscan llegar a Estados Unidos.

«Según los migrantes, si ellos no portan la famosa clave de INM, les cobran de 500 a 2 mil pesos para dejarlos pasar, pero muchas veces aunque paguen son reportados a la red de coyotes para que los esperen en la terminal», añadió.

Mújica acusó que el INM está involucrado en una red de trata de personas que usa el transporte público, pero también tráilers y otros vehículos.

«Esto es una nueva forma de secuestro. Si no pagan, los detienen y tienen que pagar con trabajo, el INM está involucrado en una red de trata», sostuvo.



¡No te lo pierdas!
Deja un comentario