)
Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > El asalto al SNTE
Columnas: Este 15 de mayo, Elba Esther Gordillo y su equipo, con todo el apoyo del gobierno federal, preparan el...

El asalto al SNTE

/ 15 de mayo, 2019 / Francisco Cuéllar Cardona

Este 15 de mayo, Elba Esther Gordillo y su equipo, con todo el apoyo del gobierno federal, preparan el asalto a la dirigencia nacional del SNTE. Alfonso Cepeda, quien se aferra con uñas y dientes al poder sindical, vive sus últimas horas al frente del sindicato. 

La ofensiva de Elba Esther será lanzada este miércoles contra todas las dirigencias seccionales que se la siguen jugando con Cepeda y lo que queda de Juan Diaz de la Torre, y entre las que se cuentan la sección 30 de Tamaulipas y la sección 21 de Nuevo León que mantienen su fidelidad a los que traicionaron a la maestra apenas fue puesta tras las rejas por Enrique Peña Nieto.

El asalto al SNTE, por parte del grupo gordillista, incluye todo tipo de acciones que van desde la toma de oficinas, campañas negras en redes sociales y denuncias de corrupción en la prensa en contra de los dirigentes que se niegan a hacerse a un lado. En Tamaulipas, el plan está diseñado para que Rigoberto Guevara, renuncie al cargo de manera inmediata y nombre un interino afin a los grupos gordillistas.

El matamorense es acusado de traición después de haber pertenecido al grupo compacto de los gordillistas que hoy hacen la guerra interna a lo largo y ancho del Estado y que ademas operan al cien por ciento a favor de Morena en estas campañas. 

En Nuevo León, desde hace tres meses se reúnen maestros disidentes para tumbar a la dirigencia de la sección 21, a la que acusan de estar al servicio del Bronco y las hermanas que manejan presupuestos y plazas a su antojo.

Los “demonios”, así le llaman al ejército gordillista que andan desatados por todo el país moviendo estructuras y amarrando alianzas para sacar del poder a los que ellos consideran “traidores al servicio de Alfonso Cepeda”, a quien están acusando de desviar más de 300 millones de pesos producto de las cuotas de los maestros y de recursos públicos que le regaló el gobierno de Peña Nieto para que no respingaran por la Reforma Educativa. A Cepeda se le investiga por el desvío de estos dineros públicos que habría invertido en negocios inmobiliarios en Nuevo León que le ha generado ganancias millonarias, que son administradas por su familia.

En estos días, previos a la celebración del Día del Maestro, funcionarios de la secretaría de Educación Pública, estarían por revelar y filtrar a los medios los resultados de las auditorías de los dineros públicos que manejó el SNTE en los últimos doce meses, en donde está implicado Alfonso Cepeda y su grupo compacto. 

Algunos de los funcionarios que estarían haciendo las travesuras de filtrar la información, están ligados a la Oficialía Mayor de la SEP, en donde tiene un gran poder el tamaulipeco Héctor Garza, mismo que por encargo del gobierno federal estaría jugando un rol para favorecer a la maestra y pueda ésta consumar el asalto al SNTE.

Este Día del Maestro, en donde se reconoce y se entroniza a los profesores que han dejado su vida en el aula, y que los Estados desde su óptica local les hacen festejos emotivos y colman de regalos y les autorizan aumentos salariales y prestaciones, está sirviendo de marco para que el SNTE vuelva a las manos de Elba Esther, quien regresa con sed de venganza contra aquellos que la traicionaron hace ya seis años.

El asalto al SNTE, está en marcha y los “demonios” de Elba Esther, están desatados.