)
Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > Fuchi, guácala…
Columnas: Confesionario

Fuchi, guácala…

/ 10 de septiembre, 2019 / Melitón García de la Rosa

Ayer lo adelantaba, si Andrés Manuel López Obrador no huebra ganando en su receta intentona la Presidencia de la República, bien pudo haber formado parte del elenco de Comedi Central, tiene una chispa que divierte, una ocurrencia que distrae, lástima que no sea un standupero, sino el Jefe del Ejecutivo de México.
Así es mis queridos boes, nadie puede negar la capacidad de convencer que tiene López Obrador, principalmente al público más humilde, aunque hasta gente con maestría y doctorados caen en las garras de su función, porque en eso se convierten sus mítines.
Lo más integrante es que su repertorio de chistes tiene más de un año en cartelera y prácticamente no ha cambiado.
El me canso ganso, cada que ‘Cabecita de Algodón’, como le dicen muchos de sus fans de cariño, lo repite saca desde una leve sonrisa, hasta sonoras carcajadas igual que su frase del arroz con gorgojo, ya clásicas en sus presentaciones, lo mismo en Palacio Nacional que en las giras al interior de la República.
Pues bien, el espectáculo de AMLO y compañía tuvo dos días de gira por Tamaulipas, en términos muy serios valió la pena que dejara claro su reconocimiento al esfuerzo estatal que encabeza Francisco Javier García Cabeza de Vaca y que ha tenido avances en la pacificación del Estado y su disposición para trabajar de manera coordinada.
Pero la mayor parte del tiempo en tierras cuerudas el Presidente lo ocupó en divertir a los suyos, a los de abajo, con los mismos chascarrillos de las mañaneras, salvo algunas ocurrencias que salieron de la improvisación, que debe envidiarle Franco Escamilla, Sofía Niño de Rivera o el propio Carlos Vallarta.
Y es que Tamaulipas inspiró a AMLO y entonces podemos presumir que acá su repertorio se enriqueció, como cuando se refirió a los delincuentes que a últimas fechas han desatado la violencia en Nuevo Laredo
“Ya al carajo la delincuencia, fuchi, guácala. Es como la corrupción, fuchi, guácala”, soltó en Soto La Marina y la mayoría del respetable ovacionó entre carcajadas mientras él como el mejor de los comediantes hacia el gesto del fuchi, fuchi
“Están mal, así no es la cosa, les llamo a que recapaciten, que piensen en ellos y en sus familias, en sus madres, en sus mamacitas. Saben cuánto sufren las mamás por el amor sublime a los hijos y ellos tienen que pensar en eso”, había dicho antes en Tula
Eso si, la actuación incluyó además de los clásicos que ya mencione arriba, los éxitos que siempre pegan, como el de las cirugías y naricitas como la de Peña
“Y esto es la verdad, no estoy inventando. Parece increíble. Pero tengo testimonios, no puedo dar nombres por cuestiones de dignidad de las personas, pero una vez llegó a un hospital y estaban interviniendo, arreglándole con una cirugía plástica la cara, sobre todo la nariz, a un alto funcionario público, y le dice la esposa al médico: ‘déjele la naricita como la de Peña”, no hay quien se resista a esta parte de la presentación.
O el menos chistoso, pero bien actuado del avión presidencial que ya sobrevivió en escena a Obama y fue adaptado a Trump
“Estoy esperando a que se venda, se está ofreciendo y se está llevando a cabo este proceso de venta con la ONU y ojalá se venda pronto, pero aquí aprovecho desde Tula Tamaulipas para decirle al presidente Trump que se anime y que compre ese avión”
No podía faltar el que le ha servido para justificar que la 4T no haya podido cumplir todos los propósitos que se tenían en campaña 
“Me tienen que ayudar todos, la política es asunto de todos y el elefante hay que empujarlo entre todos. Me dejaron un elefante -nada más lo notifico- un elefante echado, reumático y mañoso, y hay que pararlo y hay que empujarlo entre todos”, y la raza se ríe y el se ríe.
Es en serio, El Peje es muy chistoso, tiene un don bastante desarrollado para entretener, para hacer reír, lo malo señoras y señores es que no es un cirquero o un cuentachistes, no, es el Presidente de la República y los datos duros, esos que la mayoría del pueblo bueno no conoce porque no quiere, pintan una tragedia nacional en ciernes.
Porque no es chistoso que el número de ejecutados en México se eleve a niveles históricos en el primer año de la 4T o que el crecimiento que prometió del 6 por ciento en campaña vaya en CERO en este primer año o que el desempleo se haya disparado o que la inversión extranjera se desplomara y que no haya medicamentos y material y equipo en decenas de hospitales… diría la raza fresa “no está padre”. 
Necesitamos un presidente ya, porque a este país no lo va a sacar del despeñadero un cuentachistes o fabricante de ocurrencias, urge cerrar el telón de esta tragicomedia. Comentarios: meliton-garcia@hotmail.com Twitter: @melitong