)
Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > Recortes
Columnas: Golpe a golpe

Recortes

/ 15 de septiembre, 2019 / Juan Sánchez Mendoza

Tamaulipas es uno de los estados
que más recursos
económicos le aportan a las
finanzas federales vía recaudación
de impuestos: alrededor de 250 mil
millones de pesos anuales. Pero
en el proyecto del Presupuesto de
Egresos 2020, aparece como una
de las entidades más castigadas.
El documento remitido al Palacio
Legislativo de San Lázaro,
estima una reducción del 9.6 por
ciento (en relación a lo asignado
para el ejercicio fiscal 2019), aunque
en términos reales podría ser
mayor al considerarse el índice inflacionario.
Por ello los diez diputados federales
representantes del terruño,
sin que importe su filiación política,
obligados están a trabajar unidos
para cabildear, gestionar y defender
la justa reciprocidad en el
reparto del gasto público que por
ley debe resolverse a más tardar el
15 de noviembre próximo.
Máxime cuando en infraestructura
carretera, educativa, de salud
y otras áreas se advierten drásticos
recortes; tanto o más que
en los apoyos para la producción
agrícola y ganadera, desarrollo turístico
e impulso deportivo, por citar
algunos.
El gobernador Francisco Javier
García Cabeza de Vaca, de cara
al Jefe del Ejecutivo Federal, Andrés
Manuel López Obrador –precisamente
en Tula durante su gira
de trabajo–, pidió correspondencia
conforme a las reglas del Pacto
Fiscal para que Tamaulipas reciba
beneficios equitativos en relación a
la recaudación de impuestos –Valor
Agregado (IVA), Sobre la Renta
(ISR), y Especial sobre la Producción
de Servicios (IEPS), además
de otros–. No por interés de ejercerlos
el gobierno estatal pero sí
para mejorar las condiciones de vida
de quienes poblamos el estado.
De ahí, entonces, es cuando deben
ponerse a trabajar Nohemí
Alemán Hernández, José Salvador
Rosas Quintanilla y Vicente Javier
Verástegui Ostos (PAN); Mariana
Rodríguez Mier y Terán (PRI);
Olga Juliana Elizondo Guerra y
Armando Javier Zertuche Zuani
(PT); Mario Alberto Ramos Tamez
(MC); Adriana Lozano Rodríguez,
Olga Patricia Sosa Ruiz y Héctor
Joel Villegas González (PES).
De lo contrario su paso por el
Congreso de la Unión sería infructuoso.
Ajuste presupuestario
Aparte del recorte presupuestal a
las entidades federativas –no a todas,
eso debe quedar en claro–, el
Presidente le ordenó a su secretario
de Hacienda, Arturo Herrera
Gutiérrez, disminuir las partidas a
varias dependencias. Pero, en algunos
casos, con sobrada razón. Y
en otros, quizá injustamente.
A Gobernación, por ejemplo, se
le retira el 90.45 por ciento de recursos,
por la creación de la Secretaría
de Seguridad Pública –cuya
responsabilidad es pacificar al
país a través de la Guardia Nacional–,
siendo la más afectada en
sus finanzas.
Le sigue la Secretaría de Turismo
con un recorte del 42.69 %,
merced a su ineficiencia; luego
aparece la Secretaría de Desarrollo
Agrario, Territorial y Urbano
(41.67); la Oficina de la Presidencia
de la República con un ajuste
del 41.48 por ciento; Trabajo y
Previsión Social (33.54); Economía
(30.92); y Agricultura y Desarrollo
Rural (29.31).
Las secretarías más beneficiadas
en su proyecto son la de Energía
que tendría un incremento presupuestal
del 78.14 por ciento; y la
de la Función Pública (62.05), lo
que lleva a suponer que el mentado
‘Peje’ le apuesta más al rescate
del sector energético y a la transparencia
del gasto.
En materia de salud y educativa
apenas propone un incremento
de 3.47 y 5.42 por ciento, respectivamente,
aun cuando asegura
públicamente que ambos sectores
son los más importantes de su gobierno,
así como la asistencia social
que a través de la Secretaría
del ramo apena tendría un incremento
del 14.93 por ciento.
Esos recortes igual afectarían
a los becarios de los programas
‘Jóvenes construyendo el futuro’,
hasta en un 36 por ciento, pues a
un año de (éste) ejercerse suman
hoy cerca de dos millones los postulados
a la becas, pero, por subejercicio,
sólo aplicarán 587 mil 596
estudiantes.
Como justificación al ajuste
presupuestal, el proyecto de presupuesto
consigna recortes a cuatro
de los proyectos prioritarios de
López Obrador:
1) La construcción del Tren
Maya, que en 2019 tuvo un presupuesto
de 6 mil millones de pesos,
el año venidero contará sólo con 2
mil 500.
2) El proyecto del aeropuerto
de Santa Lucía –que está paralizado–,
en 2019 recibió 15 mil millones
de pesos (+/-), pero en 2020
sólo 5 mil 372 mdp para mantenerse.
3) Para la construcción de la refinería
de Dos Bocas (Tabasco) se
ejercen este año 50 mil millones de
pesos, pero como no se han gastado,
en 2020 la inversión bajará en
casi un 20 por ciento (41 mil 256
millones de pesos es lo estimado).
4) El corredor del Istmo de Tehuantepec,
también es un proyecto
ocioso que hizo recular al Presidente,
hasta el grado de ordenar
menos recursos en su construcción.
Y es así como López Obrador
marca su proyecto de Gobierno.
Lo malo, es que quiera afectar a
Tamaulipas.
In(ter)depencia
Según ha filtrado el grupo compacto
de Andrés Manuel López Obrador,
este día innovará en el tradicional
‘Grito’, dando ¡20! ‘por las
circunstancias y los impredecibles’
Esto da pie a que también los
mandatarios estatales y/o municipales
se avienten rollos ajenos a la
conmemoración de la gesta heroica,
que, por supuesto, confundiría
más a nuestros niños y jóvenes sobre
las razones que llevaron al movimiento
independentista.
En fin, no está de más recodar
que han transcurrido ya más de
dos siglos de haberse proclamado
la lucha independentista –que
permitió al pueblo mexicano sacudirse
el yugo opresivo de los españoles
y construir una República–,
pero todavía no se alcanzan los
objetivos superiores que permitan
a México destacar en el concierto
internacional y continental como
un país libre y soberano.
La tarea de ningún modo es
sencilla, dada la hegemonía que
establecen las naciones cuyas economías
imponen y marcan el crecimiento
y desarrollo de manera planetaria,
subordinando a los países
menos desarrollados y pobres.
En el contexto de la globalización
y dada la cercanía de México
con los Estados Unidos de Norteamérica,
el concepto de independencia
pasa a ser un asunto que
nos remite a la historia y los héroes
–sólo eso, en estricto apego
a la verdad–, aunque persiste
la legítima aspiración de todos los
mexicanos de sobresalir y dejar de
ser un país del tercer mundo.
En el plano internacional, el
término de moda es interdependencia.
Y esa misma expresión
alude las múltiples y variadas relaciones
establecidas de manera necesaria
con los vecinos cercanos y
lejanos, en aras de una conveniencia
mutua, aunque a México siempre
le toque la peor parte.
También existe una serie de
mecanismos e instituciones que se
han consolidado en la nueva era de
la globalización y están al servicio
de las naciones ricas.
Por ejemplo el Banco Mundial
(BM) y Fondo Monetario Internacional
(FMI).
Estos organismos siempre marcan
la pauta a seguir. Y son el brazo
diplomático de la fuerza imperial