)
Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > Las empresas son del régimen
Columnas: La Feria

Las empresas son del régimen

/ 15 de febrero, 2020

Parte de la clase económicamente poderosa del país va a saber lo que se siente andar limosneando para que alguien te haga el favor de comprar un cachito de lotería.

Rara estampa incluso para la nación que cree que ser surreal es timbre de orgullo. Los que saben cómo ganarse la lotería más allá de los caprichos del azar, se volverán billeteros (con el debido respeto a los billeteros).

Andrés Manuel López Obrador descubre cada día funcionalidades a eso que usa como juguete: el poder presidencial.

Si el mandatario lleva media vida denunciando que el gobierno en México estaba al servicio de una camarilla, hoy AMLO mueve hilos para que esa camarilla esté a las órdenes de su capricho.

Difícil tener empatía por empresarios (es un decir) como Carlos Peralta o los Miguel Alemán, presentes en Palacio la noche en que el tabasqueño les pasó la báscula millonaria.

Es la hora de la desvergüenza, que de tanto repetirse estamos a punto de ver cómo se vuelve sección fija cada noche del domingo en La Hora Nacional.

Andrés Manuel quiere que los barones del dinero se comprometan a llevarse boletos de una rifa que es un engaño (como muchas otras, por cierto), y los potentados interpretan lo mejor que pueden el papel que desde hace mucho dominan: sí, señor Presidente, usted manda y luego nosotros querremos cobrarle el favor.

Mal el Presidente que se pone en una situación que lo lleva al conflicto de interés. Peor los jerarcas de la IP que, dóciles, se embocan la rienda de una ocurrencia que costará millones, sin atrever el mínimo gesto de dignidad y abstenerse de participar en una farsa, por llamar de manera suave la puntada presidencial.

Menos de 36 horas antes de asistir a la cita con el mandatario para comprometerse a apoquinar, algunos de esos mismos empresarios llenaban otro patio, el del Museo Kaluz, por el metro Hidalgo, donde el historiador Javier García Diego hizo un repaso de las transformaciones que ha vivido el país.

Dos cosas llamaron la atención de lo dicho por el académico, cuya participación fue la inicial de un acto donde empresarios hicieron una promesa de darle dimensión social a la labor de emprender (mejor tarde que nunca).

La primera fue que reivindicó la transformación inicial de nuestro país: la fusión derivada de la conquista española de las tierras del hoy México.

Entonces, a pesar del pregón matutino, ya ha habido cuatro transformaciones y quién sabe –esto lo digo yo, no García Diego– si estemos en la quinta de ellas.

El segundo elemento es que el historiador llamó a los asistentes a hacerse una pregunta: cuándo y cómo acaba la autodenominada transformación que (supuestamente) vivimos en estos días.

Porque, alegó el expresidente del Colegio de México, todas las transformaciones acaban.

En otras palabras, dónde estará nuestro país cuando lo que existía hasta 2018 se evapore: instituciones y políticas que nos dieron una cara más o menos presentable en el mundo sin conjurar el enriquecimiento obsceno de pocos, y devastadores fenómenos de pobreza, corrupción, impunidad y violencia.

Si estamos en una transformación, entonces por qué el comportamiento de los empresarios se parece demasiado a su conducta en el modelo anterior.

Mientras López Obrador ejerce en plenitud aquel adagio de que en sistemas como el mexicano las empresas son del régimen, los dueños de éstas buscan la mano del nuevo amo para besarla… y ahora también para agarrar cachitos de lotería con los que quieren sacarse el premio mayor de los privilegios de antaño. Chulada de cambio.