)
Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > De las respuestas… a las excusas 
Columnas: CONFESIONARIO

De las respuestas… a las excusas 

/ 18 de febrero, 2020 / MELITÓN GARCÍA DE LA ROSA 

No se en qué va a parar el México de la mal llamada Cuarta Transformación, pero cada vez estoy más convencido de que Andrés Manuel López Obrador no ha sido capaz de resolver uno solo de los gravísimos problemas que nos aquejan desde hace décadas, por el contrario los ha agudizado.

Así es mis queridos boes, la combinación perversa de un presidente que no responde, que no soluciona y un presidente que presiona, que reprime nos podría estar encaminando hacia la balcanización o a un régimen totalitario; ambas rutas serían terribles.

Hoy, sus cada vez más pocos, aunque siguen siendo mayoría, fanáticos, repiten sus lugares comunes cuando se les cuestiona sobre los supuestos avances que todos los días como “chachalaca” repite en las mañaneras, logros de discurso que no podrían ser demostrados.

Lo cierto, es que el México después del PRI y el PAN está bajo la conducción de un hombre que durante 18 años aseguró tener la solución a todos nuestros problemas y un año después de que tomó posesión esos problemas se convirtieron en crisis.

Porque no los ve, porque no los cree, porque no los padece, porque se hace el tonto, porque le dan igual o simplemente como repite a cada critica, porque tiene otros datos.

Así de sencillo: Andrés Manuel López Obrador pasó de ser el candidato con todas las respuestas a los problemas de México, a ser el Presidente de todas las excusas para no asumir su responsabilidad.

En campaña decía que haría que el país creciera al 6% anualmente, pero en el 2019 no solo no crecimos, sino que decrecimos una décima en el PIB, aún cuando todavía a medio año seguía con su perorata del crecimiento que nunca llegó.

Y claro que la excusa fue ‘la mafia del poder’, el neoliberalismo, que según él le dejó el país en la ruina, no es su culpa, pues insiste.

López Obrador el candidato aseguraba que había que pacificar a México, se la pasó criticando la guerra de Felipe Calderón contra el narco y reprobando la intervención militar en la misma.

Pero el Peje presidente no solo no volvió a los militares a sus cuarteles, sino que creó la Guardia Nacional, con militares, para ‘pacificar’ al país, dos promesas que tampoco ha cumplido.

Por el contrario, su primer año de gobierno rompió todos los récords de ejecutados, de secuestros, de extorsiones, de feminicidios terribles que han provocado marchas violentas, que le pintarreguean las puertas de Palacio, que es lo único que le preocupa al señor.

Vastas áreas del país que estaban relativamente en paz, como Guanajuato o la CDMX están a merced de los malos. Y otra vez la excusa fueron los gobiernos anteriores, Calderón y Fox, porque a Peña Nieto apenas si lo toca con el pétalo de una rosa.

Es decir; él y sus 15 meses de la 4T no tienen la culpa de que el charco de sangre en que recibieron a México ya sea casi un mar de muerte y dolor.

El candidato López Obrador aseguraba que apenas llegando bajarían las gasolinas, que porque era cosa de que se eliminara el Impuesto Especial a Productos y Servicios (IEPS) y que ésta podría bajar a la mitad.

Pero el Presidente López Obrador no solo no cumplió con bajar la gasolina, sino que subió y la excusa no cambió en nada: que los neoliberales exprimieron a PEMEX, que la mafia del poder, que la inflación, tampoco eso es su culpa.

Si, el candidato López Obrador prometió medicamentos gratis para todos, un sistema de salud como el de Noruega o Suiza, de primerísimo mundo.

Pero AMLO presidente lo que nos ha dado en un año es, el desmantelamiento del Seguro Popular que operaba, con problemas pero operaba. Nos ha dejado una crisis sin precedentes de falta de medicamentos que ha provocado revueltas de padres de niños con cáncer a los que no les han aplicado por meses sus quimioterapias.

Hospitales e institutos nacionales sin digiera gasas o cubre bocas y un INSABI que aún no tiene reglas de operación.

Pero igual, no es culpa de él o de su equipo, siguen siendo los conservadores, los neoliberales.

Es decir AMLO no ha sabido manejar el poder a beneficio de los que aseguraba iba a rescatar de todos los males que padecíamos; por el contrario nos está llevando al despeñadero al que ni siquiera EPN con todo y lo tonto (pendejo se oye muy fuerte) que decíamos era.

Eso si, todo parece indicar que el poder casi total que tiene sobre las instituciones del país, lo usará para amedrentar al sector que se le quiera poner enfrente, al que no acepte sus condiciones, al que pueda convertirse en opositor.

Una prueba de ello fue la cena con los 100 empresarios más ricos del país la semana pasada en las que les obligó a comprar de 20 millones a 200 millones de pesos en cachitos para la rifa del avión, en la que no se rifara el avión.

Eso, quienes somos mal pensados, podemos calificarlo como una extorsión oficial hacia los empresarios, porque dicen que a unos los invito la oficina del presidente y a otros el SAT.

Es decir; muchos de los empresarios a los que AMLO ‘extorsionó’ en la tamaliza ya eran extorsionados por los grupos criminales.

Ojalá que para el 2021, lo que queda del pueblo bueno, siga siendo bueno, pero no tonto (por no decir lo otro) y le arrebate algo de poder al dictador en ciernes que vive en Palacio Nacional. Comentarios: meliton-garcia@hormail.com Twitter: @melitong