)
Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > ¿Quién se quiere morir?
Columnas: Confesionario

¿Quién se quiere morir?

/ 09 de abril, 2020 / MELITÓN GARCÍA DE LA ROSA

El contagio de Covid-19 en México es exponencialmente superior a lo que la autoridad federal nos había dicho hasta antes de ayer y tal vez por eso haya aún quienes salen a la calle, se exponen y exponen a los demás, sin saberlo están buscando la muerte.

Así es mis queridos boes, no es una posición alarmista, como luego me han dicho o escrito algunos fanáticos de Andrés Manuel López Obrador, son los datos del Epidemiólogo Hugo López Gatell, quien por semanas nos estuvo ‘dorando la píldora’.

Primero con que no pasaba nada, que los gobernadores exageraban, luego con el si asílense sin preocuparse de más, porque México se preparó desde hace meses y fue ayer cuando finamente puso en perspectiva real de lo que se trata la película de yerros que nos espera.

Hasta anoche, dijo López Gatell que había 3 mío 181 contagios registrados en el país, pero que en realidad serían 26 mil 519, no hay punto de comparación entre una cifra y otra, son 8 casos más, por cada uno que se reconoce oficialmente.

Resulta que el subsecretario de Salud al que la 4T lo vende ahora como el súper héroe, reconoció ayer que según el modelo centinela, establece la cruda verdad que sospechábamos todos sobre que se nos estaban ocultando los casos.

“La epidemia es ocho veces más grande… Estimamos que hay más de 26 mil casos, pero no significa que ya tengamos más que en otros países latinoamericanos, porque ahí también se han dado a conocer solamente los casos observados directamente y que han registrado por medio de pruebas”, reconoció

“Es un método científicamente probado, de vigilancia eficiente. El sistema se ha perfeccionado para reconocer cómo se comporta el brote de COVID-19 en el país”

¿Por eso no han querido aplicar más pruebas?, ¿por eso se rehusaban a que laboratorios privados realizaran estudios y diagnosticaran contagios?, ¿por eso bloquearon la importación de paquetes de pruebas que querían importar gobernadores como el de Jalisco?.

El caso es que por ejemplo si en Tamaulipas hoy se reconocen 56 casos, en realidad hay unos 448 portadores y potenciales focos de contagio.

Esta semana Secretaria de Salud en Tamaulipas Gloria Molina reveló también un panorama que debió habernos abierto los ojos y la conciencia de lo que en realidad nos está pasando, lo dijo así/

“En el peor de los casos con estos 35 mil 517 casos necesitaríamos hospitalizar a 5 mil personas y en el caso de más defunciones serían mil 543 en el peor de los escenarios y necesitaríamos casi 850 ventiladores, ese es el escenario que no queremos llegar, por eso les pedimos que se queden en casa”.

Porque de acuerdo con los científicos de Londres, de China, de Suiza, el Covid-19 tiene una letalidad de entre el 2 y el 4 por ciento.

Echemos números, no hemos entrado a la fase 3, que se supone es cuando el contagio se multiplicará y las cifras entonces podrían ser de cientos de miles, por lo menos unos 200 o 250 mil en el país, por lo que usando el porcentaje más bajo de letalidad que advierten los expertos, entonces hablaríamos de que en México podrían morir entre 20 y 25 mil personas en las próximas semanas, los próximos meses.

Mucho más de lo que la delincuencia organizada mata en un año, epidemia igual de letal que por cierto no ha dejado de matar ahora que la 4T parece más amiga de ellos que de los ciudadanos de bien.

Por eso es imperante que nos quedemos en casa, que veamos la amenaza con cabeza fría, con práctica, que oigamos más a los números reales, los que se dieron ayer y menos a López Obrador que más que un presidente sensato y estadista, parece un predicador fanático evangélico de los que tratan de vendernos amuletos en la tele.

Te quieres morir, salte a la calle, no tomes precauciones, si quieres que tu familia se infecte por tu culpa, regresa con ellos igual, sin las medidas que ya sabemos tenemos que tomar al volver a casa. Cada quien será responsable de lo que le suceda y le provoque a su familia o amigos, no es cosa de juego, ni de amarillismo, en la calle o en las casas de este país hay unos 26 mil contagiados que no fueron diagnosticados y que pueden multiplicar la enfermedad.

Tamaulipas contra el virus…

Ayer por cierto, el Congreso local que encabeza Gerardo Peña Flores autorizó al Ejecutivo; es decir al poder que lidera Francisco Javier García Cabeza de Vaca, contraer un crédito de hasta 4 mil 699 millones de pesos para hacerle frente a la epidemia.

No son momentos de escatimar, se trata de la salud de los tamaulipecos, por eso hay que recriminar a la fracción de MORENA en el Legislativo local que votará en contra de aprobar el préstamo al Ejecutivo, por lo que sólo se aprobó con los votos del PAN y MC, porque resulta que a los de la 4T se unieron los priístas.

Habría que recordarle a los morenos y tricolores, tamaulipecos aunque no lo parezcan, que la necesidad de un crédito para la lucha contra el Covid-19 es el resultado de que la Federación; es decir la 4T, no ha destinado los recursos necesarios para que Tamaulipas pueda proteger la vida de usted, la mía y la de ellos ante la pandemia. Qué triste que no les importe la salud de quienes dicen representar. Comentarios: meliton-garcia@hotmail.com Twitter: @melitong