)
Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > Que una, no es ninguna
Columnas: En Boca de Todos

Que una, no es ninguna

/ 14 de enero, 2019 / Guadalupe Escobedo Conde

Así como no le alcanzarían las cárceles para meter a los corruptos, así como no le alcanzarán seis años o el doble, para recomponer las instituciones, las disculpas públicas que el Estado brindó a una periodista y activista por los derechos humanos, es solo un granito de arena en el mar de acciones que la actual administración federal debiera estar haciendo como enmienda de los atropellos a muchos periodistas de este país. Pero vamos un paso a la vez.

Por demás significativo resultó el acto de Estado, donde ALEJANDRO ENCINAS, MARCELO EBRAD y OLGA SANCHEZ compartieron la mesa con LYDIA CACHO afectada en sus derechos desde el 2005, aunque no asistió a este inédito suceso el presidente LOPEZ OBRADOR y la nota tuvo poca resonancia mediática, queda el apunte para la historia.

LYDIA CACHO investigó y narró hechos de violaciones a menores en el estado de Puebla, a partir de ahí funcionarios públicos de esa entidad y de la federación se dedicaron a perseguirla, acosarla, acusarla de difamación y torturarla, trece años después de buscar justicia, aceptó la disculpa del Estado. Y este lunes acudirá al Senado para hablar sobre lo que significa la reparación del daño y animar a todas las víctimas, principalmente a las mujeres a insistir en la denuncia y exigencia de justicia, en su Twitter destaca: “exigir hasta que la justicia se vuelva costumbre y no excepción”.

La autora del libro “Los demonios del edén” revivió su tortura y nos recuerda que la responsabilidad del Estado y la labor de los defensores de Derechos Humanos deben ir da la mano, remarca que
cada gobierno debe asumir una responsabilidad histórica y en particular, se refiere al trabajo periodístico de las mujeres en México, se refiere a las burlas misóginas, el acoso y hostigamiento que acecha a las mujeres. Antes dice, “porque el periodismo era cosa de hombres…y los derechos humanos sensiblería femenina”, pero esto está cambiando, ahora “ni torturadas, ni perseguidas, habremos de someternos a la narrativa del periodismo corrupto, mentiroso, machista y complaciente del poder patriarcal. Las mujeres llegamos para cambiar la historia de este país”.

Para LYDIA CACHO un verdadero Estado democrático admitirá la verdad y no creará verdades alternas.

Esta es la primera resolución de la ONU para un caso de violencia cometida por el Estado contra una mujer periodista, la organización global pidió a las autoridades mexicanas reactivar las investigaciones del caso, una compensación a la afectada y despenalizar los delitos de difamación y calumnia en todos los estados del país.

En Boca Cerrada
La mala distribución de combustibles que ocasiona desabasto en algunas ciudades, saca a la luz más problemas de movilidad ciudadana, en grandes urbes como la CDMX donde desde hace décadas los capitalinos han aprendido a organizarse con el “no circula” y utilizar medios de transporte colectivos como el metro o metrobús están innovando para abastecerse de gasolinas, se enlistan, se forman, comparten información por redes, proponen abastecerse de acuerdo al color del engomado, pero también usan más la bici o en tramos cortos se lanzan a caminar. Pero en provincias como la nuestra, tenemos poco margen de movilidad, transporte público caro, con rutas mal planeadas, sin modernización de unidades y ciclo vías improvisadas, que han inventado autoridades anteriores, que más bien parecen surcos para deporte extremo y arriesgado, y peor para los peatones, no hay respeto ni tolerancia, en cultura vial nos falta mucho camino por recorrer.