)
Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > Miedo pero no cobardía
Columnas: Polvo en el camino

Miedo pero no cobardía

/ 05 de febrero, 2019 / Max Ávila

* El columnista es autor de las novelas “Erase un periodista” y “Rinconada, la historia prohibida del maestro Ricardo” y Premio Nacional de Periodismo 2016.

La seguridad presidencial es tema que atrapa la atención nacional. Y desde luego no se trata de AMLO sino de la institución que representa, gracias a la voluntad popular.

Por ello no es deseable agregar una más, a la interminable lista de tragedias que arrastra la república por culpa de los gobiernos neoliberales.

Por cierto, no extraña que algunos medios y sus “analistas” respectivos, otorguen mayores espacios (antes que a la lucha contra la corrupción o a otras tareas de interés patrio), al presunto romance de Peña Nieto con la modelo potosina Tania Ruiz, que alardea por tierras ibéricas. ¡A quién jijos le importa!, digo yo.

Tampoco es raro que destaquen el padrinazgo de Carlos Salinas de Gortari hacia su sobrina Claudia, a fin de que obtenga sin mayores contra tiempos, su doctorado sobre derechos humanos en la universidad de la mítica Granada.

Ya sabéis que la hermosísima Alhambra establecida en dicho lugar, fue el último rescate realizado por los reyes católicos Isabel y Fernando en enero de 1492, tras 800 años de dominio e influencia musulmana.

Hecho por el que Aixa, madre del sultán Boabdil el chico, al ver que tras la derrota su hijo derramaba lágrimas, emitió su famosa frase: “no llores como mujer lo que no supiste defender como hombre”.

Viene a cuento porque justo en “el patio de los leones” de la Alhambra, recién felices aparecen Claudia y don Carlos en senda fotografía merecedora de los más distintos comentarios.

Al margen del chisme y la insidia política, créanlo que estar en Granada es como transportarse a las “Mil y una noches” cuyas historias dieron vida a la inmortal obra. Al columnista le consta por la inolvidable visita realizada hace algún tiempo.

Ahí en la catedral de Granada se encuentran los restos de Isabel y de Fernando al igual que de su hija Juana “la loca” y el esposo de ésta, Felipe “el hermoso”.

Dicese que también ahí, Isabel entregó las joyas a Colón para iniciar la aventura de todos conocida.

En cuanto a extremar la seguridad de AMLO, es normal que éste se oponga, a pesar de las sugerencias familiares, y del más alto nivel político y militar. Y es que ello significaría alejarlo de quienes decidieron hacerlo presidente. Alejamiento que menos desea.

Sin embargo y dada la importancia del caso, es probable que la inteligencia gubernamental emplee métodos que no lastimen a la comunidad, tal cual solían hacerlo quienes cuidaban a los anteriores mandatarios.

Entonces los excesos no tenían límites. Y ni modo que sea invento cuando cuan más, cuan menos, todos fuimos víctimas alguna vez de la arbitrariedad del poder.

¿FANÁTICOS CONTRA AMLO?
El asunto se pone de moda después de las presuntas amenazas relacionadas con la figura presidencial y las acciones contra la corrupción que realiza cuya primera respuesta de AMLO fue la esperada: “no cederemos ante ninguna provocación, ni bajaremos la guardia, ni aumentaremos la seguridad personal”.

Ello no obsta para aceptar, como lo hizo hace días durante una de sus conferencias matutinas de que, como cualquier humano siente temor pero no es cobarde.

Y durante su última gira de fin de semana (Tabasco, Veracruz), mostró una vez más su confianza de que el pueblo lo cuide, y de que “quien lucha por la justicia no tiene porqué temer”.

Vimos las imágenes donde su escasa guardia fue rebasada por quienes deseaban saludarlo o cuando menos tocarlo. Y AMLO en disfrute pleno, como que es la esencia de su forma de ser y pensar.

Respecto del origen de las amenazas contra el presidente de la
república, ubicadas en Guanajuato, el escribidor guarda sus reservas.

¿No se tratará de una provocación de grupos fundamentalistas cobijados bajo la religión?.

Recordéis que el fanatismo guarda significado especial en el bajío.

Ahí nació y creció “la guerra cristera” que tocó resolverla al tamaulipeco Emilio Portes Gil, después del crimen de Álvaro Obregón durante un banquete en honor del candidato presidencial triunfante en el restaurant “La Bombilla” (1928), cometido por José de León Toral instigado por Concepción Acevedo de la Llata, la “madre conchita”, quien por ello debió purgar una pena de 20 años en las islas Marías.

Mientras que De León Toral fue fusilado en Lecumberri por la misma causa.

Concluyendo: el columnista supone que las circunstancias actuales podrían ser pretexto para intimidaciones no alejadas de grupos de extrema ideología conservadora.

SUCEDE QUE
Si se trata de reconstruir el tejido social es necesario que la cultura rebase las cuatro paredes que la aprisionan. Salir y mostrar toda su potencia de frente a la comunidad, sin recato ni limitaciones. Y para ello los responsables deben asumir su papel con respeto y dedicación.

El jueves anterior observé la actuación del Conjunto Típico Tamaulipeco en el patio de la Pinacoteca local. Escaso público, quizá cincuenta personas. Se puede decir que el CTT no es menos profesional que los anteriores, sin embargo existe sobreactuación que lo jala un poco de la realidad. Algunos cuadros no corresponden a la tradición. Sea que no encajan y habrá que revisarlos.

Eso sí, excelente vestuario, mucho entusiasmo y juventud, pero carente de buena música que haga resaltar el esfuerzo, sobre todo de las chicas que constituyen el alma del grupo.

Conviene eliminar algunos protagonismos de “animadores” que echan a perder el trabajo de todos.

Digo yo.

Y hasta la próxima.