)
Opinión
Estás en: Inicio > Opinión > Por el honor nacional, ¡salud!
Columnas: Polvo en el camino

Por el honor nacional, ¡salud!

/ 06 de febrero, 2019 / Max Ávila

* El columnista es autor de las novelas “Erase un periodista” y “Rinconada, la historia prohibida del maestro Ricardo” y Premio Nacional de Periodismo 2016.

Felipe Calderón recién tuvo oportunidad de aparecer y ser utilizado por los medios de comunicación y sus “analistas” para golpear a AMLO.

Ya sabéis que FCH fue señalado durante la conferencia mañanera de este lunes de corrupto, debido a que estando en funciones otorgó contratos a empresa extranjera proveedora de energía eléctrica, para después convertirse en su asesor, en claro conflicto de intereses.

El ex presidente aprovechó para sacudirse su infidelidad panista y de paso publicitar el partido que pretende (¿o pretendió?), organizar al lado de su esposa Margarita.

Intención que pinta al fracaso debido al evidente desinterés civil.

Y como se trataba de atacar a López Obrador, FCH “se dio vuelo”
concediendo entrevistas al por mayor.

Usted dirá que está en su derecho de réplica y tiene razón, aunque es criticable que haga el juego a los grupos conservadores y de interés económico, en el objetivo de sembrar resentimiento social contra el régimen morenista.

Aunque por otra parte, se ve y se siente la influencia del capital externo en el mismo sentido.

Y es que no les parece las pretensiones del gobierno federal de lograr cuanto antes la soberanía sobre todo, en alimentos y energéticos.

El asunto es que Calderón Hinojosa fue exhibido por AMLO al igual que Ernesto Zedillo (con Z plis, corrector) y en su momento también Vicente Fox. Los tres que recordáis, son parte de la nómina de empresas extra nacionales.

Calderón argumenta que necesita trabajar “para poder vivir”. ¡Hombre!, habiendo “chamba” en México, (aunque sea de periodista), ¿qué necesidad de alquilarse al extranjero dando de qué hablar?.

OTROS EX PRESIDENTES
Han habido ex presidentes que debían trabajar, o al menos estar vigentes, después de cumplir con la encomienda más honrosa de la república.

Portes Gil por ejemplo, desempeñó el modesto cargo de director de la Aseguradora Nacional, aunque también fue nombrado secretario de Relaciones Exteriores, Procurador general y embajador en Francia e India durante regímenes posteriores a su interinato presidencial.

Es decir, siempre sirvió a México.

Gustavo Díaz Ordaz, fue embajador en España al reanudarse las relaciones con aquel país después de la dictadura franquista, y hubo de renunciar por las críticas internacionales relacionadas con la masacre del 2 de octubre del 68 en Tlatelolco.

Aunque más condenable fue el descubrimiento de que desde el poder y al igual que Luis Echeverría Álvarez, GDO fue agente de la CIA.
Mediante la desclasificación de documentos, se supo que a GDO se le identificaba con el código Litempo-2 y a LEA como Litempo-14.

Mientras tanto, la nueva versión de servilismo de ex presidentes al capital extranjero, está personificado en Vicente Fox, Ernesto Zedillo (con Z plis), y Felipe Calderón Hinojosa.

En este sentido ha sido más digno Carlos Salinas de Gortari quien ha sobrevivido propiamente “de sus rentas” y herencia que debe ser mucha y suficiente y el que, según testimonio de su compañero de generación Hugo Andrés Araujo, desde estudiante fue distinguido miembro del grupo de “los toficos”, por la publicidad de aquellos dulces que decía: “mmmmm, qué ricos”. Grupo al que también
perteneció Manuel Camacho Solís.

Por otra parte, digno de alguna manera, sin dejar de ser frívolo, José López Portillo, aunque no tanto Miguel de la Madrid, verdadero “padrino” de la generación neoliberal. Es decir, siempre entregado a los designios del Fondo Monetario Internacional.

En el caso de JLP a lo más que llegó fue a invitar a su toma de posesión, el primero de diciembre del 76, a los vecinos y familiares de Caparroso, España cuyos ascendientes habían visto partir hacía 400 años, a don Alonso López Portillo para la Nueva
España en busca de fortuna.

¿De qué se queja entonces Calderón cuando ya ni en el PAN lo quisieron?. Además AMLO ya le ofreció disculpas, ¿qué más quiere?.

Y en cuanto a Peña Nieto, ya ve que no termina de solucionar sus “broncas” sentimentales. Aunque ya en serio, será difícil que lo contraten en el extranjero.

SUCEDE QUE
En MORENA-Tamaulipas existe exagerada confianza (que llega hasta optimismo), de alcanzar mayoría en el próximo congreso local. El único requisito “es encontrar buenos candidatos”, según José Antonio Leal Doria.

He aquí “la problema”, como diría el ranchero, cuando tal dirigente y el resto de sus compas, se han dedicado solo a vegetar aprovechando la sombra de AMLO y dejándose querer por los arribistas y aventureros que ven en MORENA la posibilidad de revivir privilegios entre los que contemos, ganar bien sin trabajar.

¿Dónde están los “buenos candidatos”?, que Leal Doria lo diga ahora, o lo calle para siempre.

Sea que los adversarios pueden dormir tranquilos porque en MORENA local no hay nada, nadita de nada.

Y ni modo que sea invento.

Y hasta la próxima.